Super User

 Inicio / Noticias / Super User

BOLETÍN #123 EN CALI VAN A “CANTÁRSELAS” AL ALCALDE Y CONCEJO ELECTO

EN CALI VAN A “CANTÁRSELAS” AL ALCALDE Y CONCEJO ELECTO

 

En vísperas de fin de año, desde la Plazoleta Jairo Varela, organizaciones sociales, comunitarias, expresiones organizativas de diversa índole, se reunirán el miércoles 11 de diciembre para, en una polifonía de voces, cantárlesas a quienes estarán durante el periodo 2020-2023 en el Concejo y la Alcaldía.

 

La “cantata”, será un espacio de diálogo, un aporte a la ciudad desde un ejercicio de análisis realizado por diversos sectores de Cali, que identifican las realidades prioritarias que deben estar en las agendas de trabajo de aquellos que serán gobierno los próximos cuatro años.



Para Rubén Darío Gómez, director del Observatorio de la Arquidiócesis de Cali, la iniciativa, “Cantémosela al Concejo y al alcalde electo”, busca promover un espacio en el cual “las voces de los sectores organizados orienten al Concejo y a la nueva alcaldía respecto a urgencias de la ciudad, temas claves y necesidades políticas durante su periodo”.

Hay gente que no solo conoce las realidades que Cali requiere transformar, sino que a diario las viven y son precisamente esas voces que deben ser escuchadas y se invitan para que planteen una lectura de la ciudad y que, de cara a los próximos años, con ellos y ellas, se pueda dar comienzo a una experiencia ciudadana de seguimiento, veeduría e incidencia política al Concejo y a la Alcaldía, esto como un aporte de las ciudadanías para una buena gestión de la Administración pública.



Este ejercicio de incidencia directa se desarrollará en el marco de la celebración internacional de los setenta y un años (71) de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, tiempo en el que se reclama de las ciudadanías y organizaciones de la sociedad civil un comprometido seguimiento e incidencia para profundizar en la defensa, las garantías para la vida y la protección de derechos económicos, sociales, culturales y ambientales. De igual manera, se da en un momento histórico de país, en el que la ciudad de Cali se ha sumado, a través de las más diversas expresiones de movilización social, al clamor por la defensa de la paz, el cumplimiento de acuerdos sociales y por las garantías para la vida del liderazgo social, personas en reincorporación y comunidades étnicas que sufren, de manera sistemática, despojos, asesinatos, atentados y amenazas.



Apuestas como “Cantémosela al Concejo y al alcalde electo”, es un ejercicio nacido del proceso formativo de la Escuela de Ciudadanías Entre Vecinos & Vecinas, como también de las sinergias con otros procesos sociales de Cali, que permiten tender puentes entre la institucionalidad y las ciudadanías para generar procesos de fortalecimiento de la democracia local.

 



Escuela de Ciudadanías Entre Vecinos & Vecinas

Observatorio de Realidades Sociales

 

read more..

BOLETÍN #122: Mensaje de la Iglesia del Pacífico y Suroccidente

Santiago de Cali, noviembre 28 de 2019



COMUNICADO



“Bien vista tengo la aflicción de mi pueblo” (Éxodo 3,7)



Reunidos como región Pacífico y Suroccidente de Colombia, los Obispos y sus sacerdotes delegados comunicamos a todos:



1.    Las Iglesias particulares que presidimos en esta región, históricamente abandonada por el Estado Colombiano, reconocemos las dificultades por las que atraviesa el país en materia de inequidad social, corrupción, exclusión y diversas violencias en zonas urbanas y rurales, hacemos propios los anhelos populares de cambio por las vías pacíficas y constructivas de la protesta social.



2.    Frente a la movilización nacional que se está desarrollando, valoramos la voluntad de explorar y concretar un diálogo nacional de mutua responsabilidad.



3.    Anhelamos que esta voluntad de diálogo se restablezca también para el desmonte de las organizaciones subversivas e ilegales que actúan en los territorios.



4.    Pedimos a todo el pueblo colombiano fortalecer su coherencia y firmeza en rechazar el armamentismo social y la solución militarista y violenta de los conflictos. Convocamos al pueblo a mantener el compromiso de unidad interétnica y ciudadana para salir juntos de la guerra, de la narco-economía, de la corrupción política y de las graves injusticias sociales y daños ambientales que nos afectan.  



5.    Nos unimos al rechazo generalizado ante las acciones de violencia y criminalidad que algunos oportunistas han aprovechado en torno a la movilización social, pero muy al margen de la verdadera protesta ciudadana. Igualmente, invitamos a la Fuerza Pública a evitar todo exceso en el ejercicio de su función constitucional.



6.    Invitamos al Gobierno Nacional, a las instituciones del Estado en todos los niveles, así como a los gremios económicos del país, a acoger el clamor de jóvenes, estudiantes, campesinos, indígenas, afrodescendientes, mujeres, académicos, artistas, trabajadores, desempleados e informales, pensionados, ancianos sin pensión, marginados de las zonas urbanas y ciudadanos inconformes en general, quienes después de explorar muchos caminos, se sienten avocados a exigir sus derechos por medio de la resistencia ciudadana en calles y escenarios territoriales de su cotidianidad.                              

    
7.    Invitamos a los mandatarios electos de nuestros municipios y departamentos a definir una pedagogía de participación y de inclusión social, que suscite la solidaridad con los más sufridos, la autogestión comunitaria y se superen los desafortunados altos índices de corrupción en esta región.



8.    La Iglesia Católica de la Costa Pacífica y Suroccidente de Colombia, inspirada en el misterio de la encarnación de Cristo, a partir de nuestra opción por la vida, se compromete a:



·         Fortalecer, desde la oración, el acompañamiento a nuestras comunidades y poblaciones, anunciando la Buena Nueva de la vida y de la paz, convencidos de la promesa del Señor: “Yo estaré con ustedes todos los días hasta el fin de los tiempos” (Mt. 28,20).

·         Tender puentes que faciliten el diálogo social y pactos de convivencia en nuestros territorios.

·         Insistir en la implementación integral del Acuerdo de Paz y continuar promoviendo la solución negociada al conflicto armado.

·         Continuar con el impulso de la Agenda Regional Eclesial de Paz que conduzcan a realizar acciones conjuntas de acompañamiento a nuestras comunidades.

·         Seguir evidenciando ante la opinión pública, por el bien del país y la región, las situaciones que ponen en riesgo la integridad de las comunidades más vulnerables.



Con el valor de la esperanza propia de este tiempo del Adviento, urgimos la cultura del encuentro e invitamos a vivir la Novena y la Navidad, como espacios de integración familiar, comunitario y de espiritualidad ciudadana, con la protección de la Sagrada Familia.



+ Darío de Jesús Monsalve Mejía         + Luis José Rueda Aparicio

          Arzobispo de Cali                                  Arzobispo de Popayán




+ José Saúl Grisales Grisales                + Edgar de Jesús García Gil

      Obispo de Ipiales                                          Obispo de Palmira



+ Hugo Alberto Torres Marín                 + Rubén Darío Jaramillo Montoya

  Obispo de Apartadó                                     Obispo de Buenaventura



+ Juan Carlos Barreto Barreto              Pbro. José Ricardo Cruel

       Arzobispo de Quibdó                         Delegado Episcopal Diócesis deTumaco





Pbro. Ilario Cuero                                    

Delegado Episcopal Vicariato Apostólico de Guapi                            





Pbro. Julio César Ramírez                                

Delegado Episcopal Diócesis de Istmina - Tadó          





read more..

BOLETÍN #121: UNIDOS PODEMOS DESARMAR EL CORAZÓN

Santiago de Cali, 22 de noviembre de 2019
 
 
UNIDOS PODEMOS DESARMAR EL CORAZÓN


Ni los venezolanos ni las familias del oriente son delincuentes


"Se acusa de la violencia a los pobres y a los pueblos pobres, pero, sin igualdad de oportunidades, las diversas formas de agresión y de guerra encontrarán un caldo de cultivo que tarde o temprano provocará su explosión" (Evangelii Gaudium, 59).


Con aprecio y amor por Cali, hacemos un llamado a los vecinos y vecinas de esta ciudad región a no dejarnos llenar de miedo, violencia, xenofobia ni estigmatización. Nuestra casa común nos necesita unidos y con esperanza en que sí es posible sanar las heridas de desigualdad social, desconfianza y enemistad que nos abruman.


La manifestación pacífica, en la que Cali participó con alegría, es un ejemplo del clamor comprometido con la vida y la paz sobre el cual se debe seguir caminando y cultivando el encuentro, el arte de la convivencia entre diversos y entre contrarios. Confiamos en que el Gobierno atienda de manera pronta este llamado, estando atento «para escuchar el clamor del pobre y socorrerlo» (Evangelii Gaudium, 187), rectificando lo que sea necesario para regresar la ciudad y el país a la tranquilidad.


A quienes promueven la participación maligna para desdibujar las protestas, para delinquir, vandalizar y atracar a sus vecinos y a los manifestantes, les llamamos a detener sus ataques y les pedimos condolerse del dolor colectivo que causan a sus semejantes.


Sobre esto se hace necesario que las autoridades y el periodismo investigativo, en su medida, ayuden a identificar: ¿cuáles son los eslabones que se ocupan de promover el miedo y volverlo viral? ¿Quiénes se dedican a azuzar y a ofrecer dinero a los atracadores? ¿Cómo consiguieron estos la «vía libre» o la permisividad? Se deberá pues dar respuesta y garantizar medidas para que esto nunca vuelva a suceder.


Nos queda decir que conocemos a la gran mayoría de familias trabajadoras y emprendedoras del oriente de Cali, que en medio de todos los abismos sociales salen adelante y sostienen esta ciudad. De igual manera, conocemos a muchos de los hombres y mujeres que llegados de Venezuela están reconstruyendo sus vidas luego del largo camino que han tenido que recorrer. De ellos también tenemos que decir: ¡NO SON DELINCUENTES!


Invitamos a la sociedad caleña a desligarse de señalamientos prematuros y sin fundamentos, con los que se condenan a habitantes del oriente de la ciudad y a venezolanos como artífices de la violencia. En cambio, los animamos a desarrollar gestos de fe: subamos a Cristo Rey a soñar nuestra casa común en calma y paz, elevemos oraciones, encendamos velas y enviemos mensajes de solidaridad a quienes por estos días han sentido miedo o han sufrido la violencia directa.


Que el Dios de la vida nos acompañe caminando unidos y siendo propositivos ante los grandes desafíos que tenemos como ciudad y país.



Observatorio de Realidades Sociales

read more..

BOLETÍN #120 21N: EL DESCONTENTO GENERALIZADO SALE A LAS CALLES

El mundo y específicamente América Latina se está moviendo en materia política. Parece ser cada vez más evidente una ruptura entre las élites que dominan la economía, los modelos de gobierno y lo que viven las poblaciones en periferias territoriales. Al menos es lo que viene quedando en evidencia con el oleaje de movimientos sociales que se van expresando en masivas movilizaciones sociales en Venezuela, Ecuador, Chile, Bolivia, Brasil, Argentina y Colombia.

En nuestro país, ese oleaje ha venido expresando sus dolores e inconformidades de manera permanente. Algunas muestras de ello han sido la masiva participación en la consulta anticorrupción (agosto 2018), la movilización estudiantil de cara a la sostenibilidad de las universidades públicas (noviembre de 2018), la minga de los indígenas reclamando el cumplimiento de acuerdos (marzo y abril de 2019), el grito de la sociedad civil en defensa de la paz (julio 26 de 2019), la jornada por la vida que desarrolló la Iglesia del Pacífico y suroccidente del país (Oct 16 de 2019).


Lo anterior para decir que tanto dolores como inconformidades tienden a sumarse en un momento particular de país en el que el Gobierno nacional comete al menos tres errores que hacen que la desaprobación de su gestión sea del 69 %: (1) se encasilla en un espectro político radical que no le permite ver ni escuchar a la gran diversidad de país, (2) deja ver su inexperiencia saliendo públicamente en falso, (3) no rectifica medidas que a todas luces devuelven al país a contextos de guerra interna y vulneración de derechos humanos.

Mientras esto sucede, el país de regiones se configura políticamente distinto al partido de Gobierno, y se van consolidando llamados puntuales y alertas que no se transan con anuncios de nuevos proyectos o manejos mediáticos de la información. Entre los llamados a parar están:

PARE el desmantelamiento de los acuerdos de paz y el desmonte de la institucionalidad de paz.

PARE el asesinato de liderazgos sociales y de excombatientes FARC-EP en reincorporación.

PAREN los asesinatos y los atentados contra comunidades indígenas, afrodescendientes y campesinas.

PAREN las medidas antisociales como las reformas pensional y tributaria, y la propuesta del sueldo juvenil por debajo del salario mínimo.

PARE la corrupción dando agilidad a los proyectos de ley para tal fin.


Le queda al Gobierno nacional interpretar con los ojos bien abiertos los dolores del país y los llamados que hacen las regiones, además de una escucha sensible, rápida y oportuna al clamor por los derechos fundamentales y la democracia. Dios quiera que el 21 de noviembre sea un día en el que el derecho a la protesta pacífica se enarbole sin violencias y que se den muestras de diálogo e intenciones de rectificación. Colombia unida lo necesita.



Los puntos de convocatoria en Cali son los siguientes:

Mapa_21N.jpeg



Observatorio Realidades Sociales

read more..

BOLETÍN #119 MINGA DE DUELO POR LOS DIFUNTOS DE LA VIOLENCIA GENOCIDA 2 al 4 de noviembre

Cali, octubre 30 de 2019

Desde la Iglesia particular de Cali y en solidaridad con las comunidades del Cauca y la Iglesia de Popayán, animamos a todos a declararnos en MINGA DE DUELO POR LOS DIFUNTOS DE LA VIOLENCIA GENOCIDA, tiempo en el que podamos reconocer a nuestros hermanos y hermanas indígenas, como maestros de la solidaridad, de la organización y del cuidado de la casa común.

Expresamos nuestras condolencias con las familias y comunidades que sufren la violencia genocida, rechazando toda agresión que se levante en contra del pueblo. Les proponemos a todos los siguientes gestos:

1.    Izar en cada casa y parroquia una bandera de Colombia y del Vaticano con cinta negra de duelo.

2.    Elevar oraciones y escribir mensajes de esperanza a las familias y comunidad de Tacueyó.

3.    Llevar a los templos alimentos no perecederos para los indígenas que se encuentran en Minga.

4.    Como Arquidiócesis de Cali, esperamos hacer presencia en  Tacueyó el día lunes 4 de noviembre, para clamarle al Dios de la Vida que cese la violencia genocida.

Unámonos, pues, en un solo sentir, como iglesia misionera en salida y con rostro indígena, en una opción preferencial por estos pueblos que hoy necesitan de nuestra escucha, diálogo, presencia y defensa de su dignidad y de sus vidas (Sínodo Amazónico, 27).



+ Darío de Jesús Monsalve Mejía

   Arzobispo de Cali

read more..

Acerca de nosotros

El Observatorio de Realidades Sociales es un servicio y un espacio de la Arquidiócesis de Cali para monitorear, interpretar, difundir e incidir en el conocimiento de las realidades sociales de la ciudad-región, con la perspectiva de acompañar a la ciudadanía en la construcción de alternativas de vida.

Contáctenos

 

  • Carrera 4a N°7-17
  • 8890562 Ext: 1010-1013 
  • observatoriorealidadessociales@arquicali.org