OBISPO MONSALVE: "EN VENEZUELA HAY UN PLAN DIRIGIDO DESDE EL EXTERIOR PARA UN CAMBIO DE PODER"

 Inicio / Noticias / Reportes Ciudadanos / OBISPO MONSALVE: "EN VENEZUELA HAY UN PLAN DIRIGIDO DESDE EL EXTERIOR PARA UN CAMBIO DE PODER"
OBISPO MONSALVE: "EN VENEZUELA HAY UN PLAN DIRIGIDO DESDE EL EXTERIOR PARA UN CAMBIO DE PODER"
SILVANA PIMIENTA
Roma

"Necesitamos una revolución de paz", dice el obispo de Cali, en Colombia, Darío Monsalve Mejía, quien siempre ha estado en la línea del frente para apoyar la paz y, por lo tanto, amenazado de muerte, en un país con un fuerte sentimiento religioso pero por más de 50 años marcado por la guerra de guerrillas y el tráfico de drogas, mientras que un acuerdo de reconciliación con grupos subversivos (Farc y Eln) no despega y aumenta la violencia. La delicada fase que atraviesa Venezuela es el pico de una tensión que atraviesa otros países latinoamericanos, desde Nicaragua hasta Colombia.

La situación en Venezuela se ha precipitado, ¿cómo juzga lo que está pasando?

Las voces y noticias de Venezuela se propagan muy rápidamente. Lo que está claro es que estamos ante un plan internacional dirigido desde el extranjero para un cambio de poder y sistema. Existe una oposición relacionada con este proyecto que se propone como una alternativa al gobierno. Los resultados pueden ser desastrosos. Confiamos en la soberanía, la coexistencia pacífica y la unidad de esfuerzos para salir de este círculo vicioso, económico y político, y encontrar una forma alternativa y constructiva. Y en este camino debe estar la Iglesia.

El Papa Francisco desde Panamá habló a todos los países de América Latina ¿Qué eco tendrán sus palabras?

La presencia del Papa Francisco en Panamá fortalece la esperanza en las nuevas generaciones de todo el continente latinoamericano. En los últimos días en nuestra capital, Bogotá, un grupo de jóvenes fue brutalmente masacrado en una escuela militar. Colombia, hoy en día, es aplastada por un odio que también envenena la esperanza en el futuro porque alimenta la lógica del miedo y la opresión. En este contexto, las palabras del Papa pueden ser providenciales para nuestro Presidente de la República, Iván Duque.

El ataque al que se refería a Bogotá causó más de 20 muertes y también el Papa Francisco le recordó en el Ángelus hace unas semanas. Luego están los números: en Colombia, en 2018, fueron asesinados 172 líderes sociales. No solo el "Plan de Paz" no ve luz, sino que la violencia aumenta...

El "Plan de Paz" en Colombia es complejo, incluyendo temas dramáticos: economía de drogas, corrupción para "hacer dinero fácil", exclusiones sociales, grupos étnicos, territoriales, armados y disponibilidad general de armas. Se necesitan profundas transformaciones políticas para una democracia de paz. El acuerdo en La Habana con las Farc, las fuerzas armadas revolucionarias de Colombia (acuerdo firmado en 2016 pero rechazado con un referéndum) fue un gran paso adelante, pero fue solo el comienzo. El desafío de una paz completa, justa, integral e inclusiva permanece abierto. El Eln, el Ejército de Liberación Nacional (la guerrilla que opera desde 1964) es hoy en el contexto colombiano-venezolano un factor de violencia que lleva al terrorismo. La oposición de los políticos y los terratenientes a la distribución de la tierra y el terror de "llegar a ser como Venezuela" ha producido un control tenaz y cruel que ha llevado al asesinato de muchos líderes sociales y ha conducido a una desaceleración del proceso de paz. Esta es la situación. Sin una movilización, un compromiso político, las mentiras terminan creando un terreno fértil para todo tipo de violencia. La paz tiene enemigos poderosos, en un contexto dominado por una agresiva ultraderecha alimentada por la ideología de la seguridad.

El Papa estuvo en Colombia en 2017, ¿qué efectos tuvo ese viaje?

La visita del Papa Francisco a Colombia ha fortalecido el espíritu de unidad en el país y ha promovido grandes movilizaciones y gestos importantes hacia la reconciliación nacional. Dar el primer paso como nación hacia las víctimas, dar el primer paso de las víctimas hacia el perdón, dar el primer paso como Iglesia capaz de ser un sacramento de unidad: poderosos mensajes que hacen crecer la esperanza de la paz en las conciencias.

En un país fuertemente religioso donde la Iglesia a menudo está en la línea del frente contra la violencia y rinde un gran tributo con el sacrificio de muchos sacerdotes, ¿cuál es la acción de la Iglesia en la sociedad civil?

La Iglesia en nuestros territorios es un espacio humanitario, la Iglesia Samaritana, un espacio para el diálogo, generando procesos. Ante el vacío institucional, nuestro desafío es construir un "Plan de Paz Eclesial" que promueva la reintegración de los excombatientes, la búsqueda de soluciones negociadas, la promoción de acuerdos humanitarios, el apoyo de la sociedad civil a la cooperación internacional para lograr la paz. Es un camino arriesgado, opuesto al del gobierno, contra la propagación de la violencia.

Los obispos colombianos se dividieron en el acuerdo con las FARC. Aquellos que se expresaron a favor, aquellos expuestos como usted, pero otros, la mayoría, prefirieron el silencio. ¿Crees que si hubiera unanimidad, el referéndum habría tenido un resultado diferente? ¿Está el episcopado todavía tan dividido?

La unidad del episcopado está vinculada a la colegialidad y la comunión con el Sucesor de Pedro y a su solidaridad evangélica con el pueblo colombiano. No somos inmunes a la controversia y la diversidad de la visión. Sin embargo, la unidad básica, tanto en las provincias eclesiásticas como en las regiones, debe buscarse con compromiso. Confiamos fuertemente en el apoyo que viene del Papa y del nuncio apostólico.

¿Ha pedido a todos los ciudadanos colombianos que depositen sus armas, lo que se hizo eco de su solicitud?

La eliminación de las armas es una prioridad en Colombia como en Estados Unidos. Debería ser una obligación mundial, una conquista de las democracias en nombre de una cultura de solidaridad y de la protección de la vida humana. Mientras se persiga el porte personal de marihuana más que el de armas, mientras que las armas no se eliminen de la vida común y política, y mientras no haya un monopolio absoluto del Estado sobre estas, las intenciones de desarmar a los grupos subversivos y a las organizaciones ilegales están destinadas a seguir siendo una letra muerta.

El Papa Francisco tiene mucha atención para América Latina y los estados latinoamericanos esperan mucho de él ¿Qué espera Colombia?

El Papa Francisco ha trazado un horizonte de acercamiento al Evangelio de Jesús, de la conversión eclesial hacia los pobres y de la periferia, de la erradicación del clericalismo y de los abusos de poder, de conciencia y de autoridad hacia los menores. Y ha lanzado un llamamiento universal a la solidaridad, a la verdad y al cuidado de la casa común. Es una bendición para todo el mundo en estos cruces planetarios.

¿El camino del diálogo con la subversión, aunque tortuoso, sigue abierto?

 

Una mesa de diálogo puede cerrarse como el presidente Duque está tratando de hacer. Pero el diálogo nunca puede interrumpirse, porque es una necesidad vital y no un accesorio. Pensemos, por ejemplo, en las poblaciones de los territorios controlados por la subversión, donde hay siempre tierras, carreteras, impuestos, confiscaciones y poderes disputados e inestables. Es precisamente allí donde debemos continuar presentes y aumentar el diálogo a nivel territorial, humanitario y pastoral. Y la presión de todos, dentro y fuera del país, será la clave porque el proceso iniciado en Colombia no muere, las luchas internas no lo eliminan. No sentimos una nación, no somos ciudadanos con un estado real. Necesitamos la revolución de la paz.

 

Tomado de: https://www.lastampa.it/2019/02/01/vaticaninsider/il-vescovo-monsalve-in-venezuela-un-piano-diretto-dallestero-per-un-cambio-di-potere-e-di-sistema-z82cGBXanWSedzDoeED6OJ/pagina.html

Acerca de nosotros

El Observatorio de Realidades Sociales es un servicio y un espacio de la Arquidiócesis de Cali para monitorear, interpretar, difundir e incidir en el conocimiento de las realidades sociales de la ciudad-región, con la perspectiva de acompañar a la ciudadanía en la construcción de alternativas de vida.

Nuestros Eventos

Contáctenos

 

  • Carrera 4a N°7-17
  • 8890562 Ext: 1010-1013 
  • observatoriorealidadessociales@arquicali.org