“EL ACUERDO DE PAZ NO TERMINA LAS CONTRADICCIONES INTERNAS”

 Inicio / Realidades y Presencias / Realidades y Presencias # 156 / “EL ACUERDO DE PAZ NO TERMINA LAS CONTRADICCIONES INTERNAS”

Fecha Semanario

Ejes Temáticos

El Acuerdo de Paz no termina las contradicciones internas

 

En Colombia pocos medios de comunicación han entrevistado a Mô Bleeker a pesar que lleva en el país al menos 10 años acompañando iniciativas que le abren las puertas a la Paz e intentando comprender las dinámicas de un conflicto armado de más de 50 años.

En esa labor estaba Bleeker como invitada al encuentro “Iglesia y construcción de Paz hoy en Colombia” desarrollado en Cali a finales del mes de abril cuando le solicité unos minutos para conocer su visión sobre ese gran reto que tiene el país que definirá los límites entre su pasado y su futuro.

Solo había un par de minutos para conocer sus apreciaciones. Salimos del auditorio y nos dirigimos al primer piso del hotel. Nos acomodamos rápidamente. Ella se sentó. Acomodé la cámara, coloqué el micrófono pegado a su blusa tapándolo con su bufanda y rápidamente empezamos con la grabación.

“No soy ninguna experta”, fue la respuesta de Mô cuando le pregunté por la manera que prefería ser reconocida en los créditos de la entrevista. Después de la claridad en la respuesta sonrió mientras que en su rostro se marcaban algunas arrugas. En vez de experta ella pidió que mejor se la nombrara como “Enviada especial de Suiza para la Paz en Colombia”.

Aunque prefiere no ser nombrada como especialista en el tema de Paz, lo cierto es que Mô tiene una trayectoria de más de 35 años en procesos de negociación, transición de conflictos y derechos humanos. Ha desarrollado su trabajo en Centroamérica, Suramérica, el norte, sur, sudeste y centro de Asia y en países del norte y occidente de África, todos con algo en común: La guerra los ha marcado.

En Colombia, Bleeker fue entre 2009 y 2012 la presidenta del Grupo de Memoria Histórica y actualmente hace parte del Comité Asesor Internacional (CAI) del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH).

¿Cuál puede ser el papel de los medios en la construcción de Paz?

La construcción de Paz es algo que pertenece a toda la sociedad. Creo que lo que hace falta es una prensa, medios que sean más capaces de presentar de manera contundente, continua los múltiples elementos de la construcción de la Paz.

Esta larga construcción no es solamente reportar sobre una reunión entre el ELN y el Gobierno o una acción de desmovilización, es necesario situar eso en un contexto de construcción, reportar sobre lo que se ha hecho o no se ha hecho de manera más amplia. En síntesis, lo que quiero decir es capacitar medios y gente de los medios públicos en clave de periodismo por la Paz y transformación del conflicto me parece absolutamente clave.

¿Sin los medios es posible que la sociedad pueda transitar hacia la reconciliación?

El papel de los medios es central. Colombia es un país digamos, dividido, pero algo más concreto que se crea en una división son las múltiples narrativas. Los medios deben tener esa capacidad de comunicar distintas narrativas, ponerlas en contexto, trabajar con hechos, distinguir entre los hechos y sus interpretaciones.

Los medios de comunicación deberían estar arriba de las narrativas distintas para tener una especie de narrativa en la cual no se anulen las diferencias. Hay sectores que nunca llegan a ser representados mientras otros están muy representados, entonces hay que equilibrar una representatividad de narrativas distintas a todos los niveles.

¿Qué debe superar Colombia para evitar volver al conflicto armado?

No hay que perder de vista que firmar un acuerdo no es la Paz. Firmar un acuerdo es firmar un acuerdo, es un primer paso que implica dejación de armas, pero las raíces del conflicto siguen existiendo.

Sin embargo, se necesita respeto por lo que han hecho hasta la fecha. Tomar una medida de tiempo largo que se necesita en un acuerdo de Paz para implementarlo y llegar a lograr una convivencia armónica, es decir, negociar los conflictos, los distintos intereses sin violencia, eso yo pienso que muchas veces toma tanto tiempo como la duración del conflicto mismo; hablamos de 50 años, ahora empiezan los primeros pasos.

La tarea inminente es de hacer bien lo que se firmó, hace falta terminar bien el proceso y los acuerdos con el ELN. Es sumamente importante acompañar todas las iniciativas en los territorios que solidifican todo ese proceso, esas son las tareas más urgentes, pero no olviden que construir la Paz, cambiar estas animosidades tan instaladas, cambiar las estructuras, los patrones de exclusión va a requerir de años y de ganas de trabajo y sobre todo de alianzas internas para que eso se pueda conquistar creo también desde abajo

En su experiencia acompañando varios procesos de transición del conflicto a la Paz ¿Qué tan común es que se genere un escenario de tanta complejidad luego de un Acuerdo de Paz, qué tan común es este momento que estamos viviendo?

En mi experiencia, los momentos de firma de acuerdos de Paz son momentos en los cuales justo afloja todas las divisiones internas porque el acuerdo de Paz no termina las contradicciones internas, al contrario, parece que de pronto ya no hablamos de las armas, ya estamos en otro plano, y en este momento aflojan estas cosas. Es en este momento que hay que tener muchas capacidades de protección, muchas capacidades de pedagogía, de narrativa y por eso el papel de los medios públicos es tan importante ¿De qué se trata cuando hablamos de Paz? Es el primer paso inicial para que podamos discutir nuestros problemas en el ámbito político y con una participación diversa, incluyendo a todos aquellos que fueron excluidos. En síntesis sí, es muy frecuente, es casi normal, pero no deja de ser preocupante.

En el caso Colombiano sería preocupante, estando dentro de lo “normal” o no hay que preocuparse.

No, hay que preocuparse al tiempo que hace parte de la inmediatez de la firma de un posconflicto, de un acuerdo. Hay que preocuparse, hay que estar alertas, hay que tener medidas de prevención y hay que tener una pedagogía de la Paz muy intensa, muy presente, muy activa porque la preocupación es que en estos momentos nunca se sabe si el camino de la Paz o el peso a la aspiración a la Paz va a ser más importante, más fuerte que la reacción de aquellos que no están interesados por el cambio.

Cuál cree que debe ser el aporte de la sociedad para que dinamice la construcción de Paz, cómo cree que se debe tocar la puerta de los corazones de los colombianos para que se abra y participen de la construcción de Paz, desde esas experiencias internacionales ¿Qué hacer con la sociedad?

Creo que justamente en este momento de post firma del acuerdo se abren ventanas nuevas de participación. En Colombia las narrativas desde los territorios han tomado importancia muy relevante porque son muy concretas ¿Qué significa Paz en Tumaco? No solamente que nadie se muera mañana, que tengamos Paz es que podamos ir a la escuela, podamos tener desarrollo, todas estas expresiones es importante que puedan ser escuchadas pero sobre todo formuladas, entonces el papel de actores como la Iglesia es importante para articular esas voces en este momento, voces que dan carne y realidad a lo que es un sueño de Paz.

___________________________

Yesid Dario Idrobo

Observatorio de Realidades Sociales

Acerca de nosotros

El Observatorio de Realidades Sociales es un servicio y un espacio de la Arquidiócesis de Cali para monitorear, interpretar, difundir e incidir en el conocimiento de las realidades sociales de la ciudad-región, con la perspectiva de acompañar a la ciudadanía en la construcción de alternativas de vida.

Contáctenos

 

  • Carrera 4a N°7-17
  • 8890562 Ext: 1010-1013 
  • observatoriorealidadessociales@arquicali.org