EN CALI SE HIZO UN PACTO DE AMOR POR LA CIUDAD

 Inicio / Realidades y Presencias / Realidades y Presencias # 158 / EN CALI SE HIZO UN PACTO DE AMOR POR LA CIUDAD

Fecha Semanario

Ejes Temáticos

LOCAL1

Líderes y lideresas, instituciones públicas y privadas, académicos, organizaciones sociales y comunitarias, hicieron parte de un pacto simbólico que propone, entre otras cosas, cuidar la vida en la ciudad.

Sobre el medio día el sol está en su punto más alto, la intensidad de su calor se siente tan fuerte en la piel, que la sombra que dan las frondosas ramas del árbol de Samán resultan ser insuficiente para dar algo de frescura a los cuerpos de casi 200 personas que se hicieron presentes en la celebración del primer año de la Escuela de Ciudadanías y la graduación de 76 líderes y lideresas que culminaron el diplomado en Liderazgo e Incidencia Política.

Junto al Samán, como una extensión de sus ramas, la colcha de retazos que empezó a coserse desde septiembre de 2017 en el pacto vecinal del oriente de Cali, y que se hizo gigante con el compromiso de los liderazgos, de cientos de manos de procesos sociales y las ciudadanías a través de la campaña #TejiendoConVos, sirvió para apaciguar el sofocante calor que hacía esa tarde del sábado 28 de julio.

En el Centro Cultural de Cali, en el mismo lugar donde se inició el encuentro de 100 liderazgos, se cerraba un ciclo de un proceso gestado por la Arquidiócesis de Cali, con el apoyo de la Iglesia alemana a través de Adveniat, para propiciar espacios de encuentro que potencien los saberes y las experiencias de las comunidades.

Ahí, en el Centro Cultural de Cali, debajo de la tela multicolor cosida con más de 1700 retazos, aguja y cientos de metros de hilo, se hizo Un pacto de Amor por Cali. De niños, cuando con los amigos se hacía una promesa, se entrelazaban los dedos meñiques como símbolo de la palabra que se iba a cumplir. De la misma manera, representantes de instituciones públicas y privadas, académicos, líderes y lideresas sociales, religiosos, laicos, familiares de los graduados, entre otros, en un gesto simbólico anudaron sus manos y en una sola voz, como si fueran un coro dijeron: “Yo Pacto”, esto lo decían a cada uno de los 10 puntos de un manifiesto que proponía un pacto por la vida, por la vivienda, por la protección del medio ambiente, por el trabajo digno, por la salud, por la convivencia, por la Paz en la ciudad.

Con el pacto se culminaba la primera fase de la Escuela de Ciudadanías, un proceso que para Rubén Darío Gómez, coordinador del proyecto, “permitió reunir vecindades y saberes para construir un vínculo social necesario, en el que, más que un diplomado o un ejercicio de enseñanza-aprendizaje, se vive una experiencia social que edifica la Escuela en toda la geografía de la ciudad, interlocuntando con sus problemas y apuestas comunes, sin necesidad de paredes que nos dividan, ni de sectorizar o segregar”; una Escuela Comunidad que permite “encontrarnos y trabajar por una ciudad del tamaño de nuestros sueños”.

En una ciudad donde habita la desconfianza, posibilitar espacios para generar vínculos entre vecinos y vecinas, para reconocer los saberes y experiencias de los líderes y lideresas era algo que había que celebrar, así como el hecho de que en la ciudad hay muchas personas interesadas en ser motor de los cambios, mujeres y hombres de diversas edades, de la zona rural y urbana, de cada rincón de esta amada Cali, sin importar el estrato, vienen aportando, haciendo un gran esfuerzo por cuidar la vida en la ciudad.

Liderazgos de casi todas las comunas de la ciudad se animaron a hacer parte de un sueño en construcción llamado: Escuela de Ciudadanías. Uno de ellos, Fabián Navia, quien hace un ejercicio de liderazgo a través del arte con niñas y niños del barrio el Poblado, al oriente de Cali, expresó que el evento de cierre fue la oportunidad de “mostrarle a las personas allá afuera que hay líderes, lideresas, que hay seres humanos que quieren construir una mejor ciudad, que quieren unirse para crear un mejor futuro”.

Acompañar durante seis meses a un grupo de líderes y lideresas de la zona rural y urbana de Cali fue la oportunidad para saber que hay personas comprometidas con la ciudad, que le ponen alma y corazón a trabajar cada día por ella y transformar las realidades sociales desde el empoderamiento de sus comunidades, esas mismas con las que Ángel Antonio Perlaza quiere compartir lo que le dejó la experiencia vivida en clases, travesías y campañas comunicativas. “El pensado es replicar, compartir el conocimiento con la comunidad para que el conocimiento no se quede únicamente en mi”, lo que piensa Ángel es la esencia del proceso; un aporte para fortalecer las iniciativas barriales y ciudadanas con las cuales construir convivencia, reconciliación y Paz desde los territorios.

Las ventanas de la Escuela de Ciudadanías siguen abiertas

El evento de cierre marcó, para la Escuela de Ciudadanías, una nueva apertura, en la que se abren otras ventanas para seguir apostando por la movilización de sentidos a través de la pedagogía en el espacio público, las aulas, el internet, lugares que posibiliten la construcción de ciudadanías sensibles y comprometidas con lo que aún está por hacer en la ciudad.

La nueva etapa implica retos, cambios que permitan seguir tejiendo comunidad desde el ejercicio del liderazgo. Durante la segunda fase de la Escuela de Ciudadanías, “nos espera un segundo año para acoger y acompañar, a través de un fortalecimiento organizativo, a través de ideas para la gestión social, la gestión de proyectos, seguir fortaleciendo esas iniciativas que hay en el territorio para la convivencia, la reconciliación y la paz”, explica el coordinador del proyecto frente a lo que desde ya se tiene proyectado.

Se aspira a generar nuevos espacios de encuentro, por un lado, acompañando el proceso de 50 nuevos liderazgos, y por otro lado,  seguir trabajando con quienes hicieron parte de la primera etapa de la Escuela, con quienes se desarrollará una expresión colectiva que involucre diversas ciudadanías de cara a la incidencia política en Cali, un movimiento ciudadano, cultural, educativo de convivencia, reconciliación y paz para la ciudad que permita confluir saberes y experiencias para construir propuestas comunes para el desarrollo social e interactuar con aquellos actores que están en los escenarios de toma de decisiones.

Observatorio de Realidades Sociales

Acerca de nosotros

El Observatorio de Realidades Sociales es un servicio y un espacio de la Arquidiócesis de Cali para monitorear, interpretar, difundir e incidir en el conocimiento de las realidades sociales de la ciudad-región, con la perspectiva de acompañar a la ciudadanía en la construcción de alternativas de vida.

Contáctenos

 

  • Carrera 4a N°7-17
  • 8890562 Ext: 1010-1013 
  • observatoriorealidadessociales@arquicali.org