EL DESACUERDO FUNDAMENTAL

 Inicio / Realidades y Presencias / SEMANARIO 129 / EL DESACUERDO FUNDAMENTAL

Fecha Semanario

Ejes Temáticos

 INTERNACIONAL 129

 

Cierto es que el primer acuerdo para terminar el conflicto armado entre el Estado y las FARC EP, aquel que se sometió a plebiscito el pasado 2 de octubre,  era un pacto necesario para avanzar hacia una sociedad más democrática y en proceso de reconciliación. En ese sentido, la iniciativa firmada y presentada por el Gobierno y las FARC EP, aplaudida por la comunidad de países y por las plataformas globales del planeta, era un instrumento adecuado para avanzar hacia la paz estable y duradera.

Cierto es también que las mayorías convocadas al plebiscito no asistieron a las urnas y que un grupo mayoritario de los votantes dijo NO; por esa razón, es comprensible que se hayan habilitado diálogos entre diversos grupos de interés que votaron por el NO y por el SÍ a los acuerdos, para recoger sus objeciones y propuestas, y que el Gobierno y las FARC EP hayan encontrado una fórmula para presentar otro borrador de acuerdo al país, buscando exhibir una nueva fórmula al parecer más atemperada a las demandas de algunos sectores, que se resisten a concretar un acuerdo para sacar los pies de la guerra.

Igualmente es cierto que, dadas las circunstancias del país y del contexto internacional, urge que se llegue a un acuerdo definitivo rápidamente, que evite seguir lamentando la partida de vidas humanas en medio de una confrontación absurda, y que no se puede dejar que triunfe la lógica que se lucra de la guerra y que hace invivibles campos y ciudades colombianas. Sin embargo, también es cierto que no se trata de dejar que el acuerdo sea cualquier cosa y que se refrende por una mera vía jurídica, sin tener en cuenta la necesidad de un amplio e incluyente acuerdo social y político.

Ya hay un nuevo acuerdo de 310 páginas, para iniciar la gestión de una salida política negociada, que se puede leer en comparación con el anterior. Es necesario que el documento se lea, se compare, que se identifiquen sus fortalezas y sus debilidades. No es conveniente que el acuerdo firmado por las FARC EP y el Gobierno, se considere caso cerrado, pues al parecer en la premura hay asuntos de los cambios que aún es pertinente valorar. Por otro lado, es importante insistir en la necesidad de una refrendación popular y ciudadana que le dé amplia acogida al acuerdo que se defina. Si sólo se refrenda por vías jurídicas y parlamentarias, como se está proponiendo por parte de algunos sectores, el pacto de paz tendrá problemas de legitimación y grandes dificultades para su implementación. El desacuerdo fundamental para llegar al acuerdo definitivo persiste y se requiere gran madurez en nuestra conciencia colectiva  y en nuestro sentido de lo público, para evitar que el anhelo de paz naufrague. Es importante insistir en el diálogo respetuoso y en la concreción del camino de paz para Colombia, sin distorsiones y con decisiones respetuosas y democráticas.

Anexamos el link de un ejercicio comparativo de los acuerdos e invitamos a una lectura reflexiva: https://draftable.com/compare/JjypTOknafBktqvc

 

 

Observatorio de Realidades Sociales.

Acerca de nosotros

El Observatorio de Realidades Sociales es un servicio y un espacio de la Arquidiócesis de Cali para monitorear, interpretar, difundir e incidir en el conocimiento de las realidades sociales de la ciudad-región, con la perspectiva de acompañar a la ciudadanía en la construcción de alternativas de vida.

Contáctenos

 

  • Carrera 4a N°7-17
  • 8890562 Ext: 1010-1013 
  • observatoriorealidadessociales@arquicali.org