LOS ESCUDOS COMUNITARIOS: UNA RESPUESTA URGENTE Y HUMANITARIA

 Inicio / Realidades y Presencias / Realidades y Presencias # 169 / LOS ESCUDOS COMUNITARIOS: UNA RESPUESTA URGENTE Y HUMANITARIA

Fecha Semanario

Ejes Temáticos

4ESCUDOS

El Valle del Cauca ha sido testigo de una iniciativa de la Iglesia particular de Cali que se activa frente al asesinato del liderazgo social y de las personas que han regresado a la vida civil con el compromiso de jamás volver a levantar un arma.

El viernes 7 de junio quedara como un inicio de ese propósito, en el que la comunidad internacional, organizaciones sociales y comunitarias e iglesias, dedicaron un día a pensar alternativas para prevenir los asesinatos y proteger a quienes sufren la persecución, la amenaza y la estigmatización. Sobre esa jornada, que terminó con una oración colectiva en el santuario La Ermita, en memoria de los hombres y mujeres asesinados por cuenta de sus luchas por la defensa del agua, la tierra y la paz. Cabe decir que queda la tarea de tejer Escudos comunitarios y humanitarios por la vida en el pacífico y suroccidente del país, tarea que desde ya acogen los obispos de Cali, Popayán, Palmira, Apartadó, Tumaco, Istmina-Tadó e Ipiales, reunidos recientemente.

En ese sentido, viene bien precisar que los Escudos comunitarios son:

- Un proceso de construcción abierto a través de la suma de voluntades, para prevenir hechos victimizantes, desarrollar acciones humanitarias concretas y tejer la solidaridad entre comunidades, liderazgos sociales y reincorporados. En ese sentido, son claves las voluntades de comunidades étnico-territoriales, pobladores urbanos, comunidades de fe, organizaciones sociales, iglesias de paz, comunicadores sociales, institucionalidad regional y comunidad internacional.

- Toman como referente dos iniciativas que acompañaron a las comunidades rurales en cruentos momentos del conflicto armado colombiano, como fueron (1) las rutas pacíficas de las mujeres (1996), visitando a las comunidades del departamento de Mutatá, en el Urabá antioqueño, y (2) las peregrinaciones a Trujillo, Valle del Cauca (2001). En dichas expresiones se sintetiza una acción firme y comprometida de solidaridad con quienes sufren el asedio, el confinamiento y la violencia de los armados.

- Dan continuidad al acompañamiento que la Iglesia católica ha dado al proceso de paz en Colombia y al compromiso asumido con territorios y comunidades que requieren de alivios humanitarios, como el cumplimiento y la implementación de una paz estable y duradera.

¿Qué se propone con los Escudos comunitarios?

1.  Salvar vidas y acompañar comunidades en riesgo: estableciendo una coordinación permanente entre las organizaciones territoriales que promuevan corredores humanitarios y la presencia ciudadana en los lugares donde se presenta mayor vulnerabilidad. 

2.  Prevenir el asesinato: constituyendo una secretaría técnica que haga seguimiento, dinamice la comunicación y promueva la agenda de prevención, autoprotección y protección.

3.  Promover diálogos humanitarios: convocar a los diferentes liderazgos de paz y derechos, en las localidades y entes territoriales, a pensarse en clave de diálogo, organización y comunicación entre ellos y con organismos externos de plena confiabilidad y garantía.

4.  Animar la solidaridad: hilando una red de comunicadores y periodistas por la vida que anime a la ciudadanía y a medios locales, nacionales e internacionales a promover la solidaridad, la no estigmatización y el respeto por la diferencia. 

5.  Acoger al que sufre persecución y amenaza: potenciando la mediación e interlocución de la Iglesia para que continúe cobijando al desprotegido, al amenazado y el perseguido; al igual que involucrando al cuerpo diplomático en un acompañamiento por el cuidado de la vida en campos y ciudades.

6.  Denunciar y defender el derecho a la vida: elevar los llamados y exigencias que sean necesarios para recibir respuestas y acciones claras de parte del Estado, respecto a la investigación, a la judicialización, y a las medidas para prevenir y detener los asesinatos.

7.  Confluir en clave de derechos y deberes: propender por una integración territorial entre los sectores sociales que habitan nuestro departamento, tanto en nuestras ciudades, cordilleras, como en el valle y el litoral, rodeando las luchas ciudadanas por el agua, la tierra, la cultura y la paz.

Por consiguiente, en vista de la urgencia del actual momento, hacemos el llamado a recuperar la larga tradición de solidaridad que existe en las comunidades rurales y urbanas, siendo conscientes de la importancia y pertinencia de retomar este sentimiento, para extenderlo a un mayor número de personas y hacerlo eficaz en favor de la defensa de la vida y de la integridad de los liderazgos sociales y de las personas reincorporadas.

El esfuerzo de estos hombres y mujeres, y los riesgos que corren a causa de la defensa del agua, la tierra, la cultura, el desarme y la paz son hoy lo que nos anima a decir: su vida por todos, todos por sus vidas.


Observatorio de Realidades Sociales

Acerca de nosotros

El Observatorio de Realidades Sociales es un servicio y un espacio de la Arquidiócesis de Cali para monitorear, interpretar, difundir e incidir en el conocimiento de las realidades sociales de la ciudad-región, con la perspectiva de acompañar a la ciudadanía en la construcción de alternativas de vida.

Contáctenos

 

  • Carrera 4a N°7-17
  • 8890562 Ext: 1010-1013 
  • observatoriorealidadessociales@arquicali.org