EL ESPÍRITU DEL SURPACÍFICO

 Inicio / Realidades y Presencias / SEMANARIO 123 / EL ESPÍRITU DEL SURPACÍFICO

Fecha Semanario

Ejes Temáticos

REGIONAL123 WEB

 


Cuanto más oscura es la noche,
más esconde en su interior un lindo amanecer.
D. Helder Camara.


  

Sería interesante en estos momentos preguntarnos por la espiritualidad en la construcción de paz, presente en el Surpacífico, después de surtida la jornada electoral plebiscitaria. Esto significa ir más allá de los análisis poselectorales, los cuales pueden dibujarnos, en un tablero, los matices de los votantes en la región. Habría que empezar por describir la opción ciudadana de refrendar los acuerdos entre las FARC-EP y el Gobierno, contrario a lo sucedido en otras zonas del país.

La espiritualidad se interroga no tanto por eso que sabemos sino por las dimensiones del sentir humano. Aproximándonos a los latidos fuertes presentes en los municipios que han sido destinados a ser zonas veredales en el Surpacífico, podríamos reconocer en ellos un sentimiento de acogida a los combatientes de las FARC-EP que se iban a reincorporar, si tenemos en cuenta que en esos lugares cerca del setenta por ciento votó en favor de la refrendación de los acuerdos. Esto no implica que, muy seguramente, los habitantes de estos sitios tuvieran dudas, expectativas e inclusive miedos; pero al colocar la balanza, ésta se inclinaba en favor de realizar acciones para construir la paz en sus territorios. Probablemente, desde su juicio era mejor arriesgarse, emprender un camino inédito de búsqueda de una salida de paz, que mantener la violencia en sus territorios.

El espíritu es Verbo; eso significa que nos lleva a actuar, a movilizarnos, que nos empuja. El espíritu de la paz ha hecho que los mandatarios del Surpacífico, en esta coyuntura, busquen alternativas. Por eso, el pasado 5 de octubre, el Gobernador y los alcaldes del Cauca se encontraron y esbozaron alternativas a la encrucijada en que ha quedado la región y el país. El mensaje es claro: Mantener las voluntades paracontinuar apostándole a un trabajo, en conjunto, en favor de la consolidación de la paz territorial”; así como no escatimar esfuerzos, “para que se pueda llegar a un gran acuerdo nacional que permita consolidar los acuerdos”(El Tiempo, 6 de octubre del 2016). Empujados por esa misma fuerza, los gobernadores de Nariño, Cauca, Putumayo, Chocó y La Guajira, y una delegación de 24 alcaldes de municipios afectados por el conflicto, claman por mantener el cese bilateral al fuego y una búsqueda de alternativas para que en sus territorios los acuerdos de paz se mantengan.

En ese mismo sentido, la ciudadanía se ha visto empujada por la espiritualidad de la paz. Movidos por esta fuerza que ha empezado a caminar en el Surpacífico desde hace ya mucho tiempo, hemos visto cómo multitudinarias marchas han salido a refrendar con sus cuerpos los acuerdos de paz, en donde llaman no sólo a buscar salidas ingeniosas para materializar lo pactado entre las FARC-EP y el Gobierno sino a iniciar la fase pública de la Mesa de Diálogo con el ELN. Sobre esto deberíamos recalcar que el estado de ánimo regional de las organizaciones sociales y los movimientos, que han gestado múltiples iniciativas territoriales de paz en torno a planes de vida, gira en torno a su única alternativa: Velar porque este espíritu de paz se ensanche y logré alcanzar mayores niveles de realización en los territorios.

Esta región del Surpacífico requiere ganar espacios para ese espíritu de paz que la recorre, pues se ha construido desde adentro de iniciativas de los sufrientes: Las víctimas con su dolor, pero sobre con esperanza de una vida mejor lejos del odio; las organizaciones que han tenido que levantar una y otra vez sus procesos; los movimientos apostándole permanentemente a alternativas para consolidar en sus zonas espacios del buen vivir; las autoridades étnicas mandatando en favor de la reconciliación y el cuidado de la madre naturaleza; la tierra clamando por ser escuchada.   

En una región golpeada por el conflicto armado como la nuestra, lo más sensato es anclar nuestra esperanza en esa búsqueda de la paz movilizada desde la dimensión espiritual.


Observatorio de Realidades Sociales.

 

Fuentes consultadas

El Tiempo. 6 de octubre del 2016. En el Cauca se mantienen firmes con el proceso de paz. Tomado de http://www.eltiempo.com/colombia/cali/conflicto-suroccidente/16719062 (Consultado octubre 6 de 2016). 

 

Acerca de nosotros

El Observatorio de Realidades Sociales es un servicio y un espacio de la Arquidiócesis de Cali para monitorear, interpretar, difundir e incidir en el conocimiento de las realidades sociales de la ciudad-región, con la perspectiva de acompañar a la ciudadanía en la construcción de alternativas de vida.

Contáctenos

 

  • Carrera 4a N°7-17
  • 8890562 Ext: 1010-1013 
  • observatoriorealidadessociales@arquicali.org