SANCOCHO: EL SABOR DEL TRABAJO COLECTIVO

 Inicio / Realidades y Presencias / Realidades y Presencias # 170 / SANCOCHO: EL SABOR DEL TRABAJO COLECTIVO

Fecha Semanario

Ejes Temáticos

sancochoV



Un grupo de líderes y lideresas de la Escuela Entre Vecinos & Vecinas se fueron de travesía al río Pance, patrimonio ambiental para la comunidad de Cali que, de no colocarle atención, podría convertirse en un río de agua sucias gracias a la construcción masiva de viviendas y la acelerada expansión urbana a su alrededor.

Dos días antes del encuentro, alguien propuso que la travesía debería ser con olla incluida para poder preparar un sancocho. Llenar la olla con lo necesario resultó bastante fácil. De manera espontánea fueron apareciendo los vecinos y vecinas; unos se ofrecieron para llevar la papa, otros que la yuca, otras que el plátano, alguien más que la panela, y así una cosa tras otra para compartir la mañana del sábado.

Todo estaba listo para preparar el almuerzo, todo menos el agua. Sabiendo que íbamos para río, tener el agua para preparar el sancocho no fue tema de preocupación. Sin embargo, resultó paradójico que alrededor del río Pance no se consiguiera agua potable para preparar la comida. Hace al menos 20 años, quienes se iban de paseo de olla para el río Pance no se preocupaban por el agua, pues era solo meter la olla al río y ya estaba el asunto resuelto; hoy la situación es diferente.

Los líderes y lideresas se encontraron con una situación crítica que llama a la reflexión y la acción en medio de las denuncias por la contaminación por aguas residuales sobre el río Pance en el sector conocido como La Viga, situación que puso en alerta a instituciones como la Personería quien invitó a la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca –CVC– para que hiciera los respectivos estudios, organismo que días después de las denuncias ciudadanas anunció un proceso sancionatorio contra la constructora Jaramillo Mora por la contaminación con aguas sucias que están desembocando en el río Pance.

Por el río Pance bajan 2.000 litros de agua por segundo, sin embargo, la escasez de agua potable hace que la realidad no sea de poca preocupación y es una alerta que Cali debería atender hoy para evitar una crisis a mediano plazo, producto del crecimiento de habitantes y la construcción de viviendas y lugares comerciales.

Con la olla en la mano, estuvimos dando vueltas para conseguir agua para el sancocho. Al preguntar en uno de los restaurantes de la zona por agua potable, respondieron que no tenían pero dieron acceso a una llave que trae agua de un acueducto veredal. Al abrir la llave, nos dimos cuenta de un color amarillento, barroso que finalmente botamos porque no se veía apta para el consumo.

De un lugar a otro pasamos tratando de conseguir agua hasta que en una caseta de venta de comida, al vernos enredados con el asunto, una señora con su delantal puesto y mientras fritaba algunas empanadas nos vendió un tarro con 5 galones de agua y nos contó que ellos para su negocio la deben traer desde la parte urbana de Cali porque en la zona no es posible conseguir.

De regreso, con la olla llena de agua, encontramos el fuego ardiendo, así como el sol de la mañana que estaba intenso y sofocante pero que con el agua fría del río Pance hacían de esa Travesía un momento especial para compartir entre vecinos y vecinas.

Pelando yuca, papa, plátano, soplando la leña para que el fuego fuera más intenso y cocinar rápidamente el pollo y el resto de alimentos, cada líder y lideresa realizó una tarea con un propósito común; preparar el sancocho, una excusa que sirvió para reconocernos, para saber el nombre de cada quien, para hablar con esas personas con las que cada sábado hay una cita en el diplomado en Liderazgo para La Incidencia Política de la Escuela Entre Vecinos & Vecinas.

Alrededor de la preparación del sancocho pudimos identificar que así también son los procesos comunitarios, cuando hay un objetivo que nos hace movilizar cada quien aporta algo significativo para lograrlo, cada quien coloca en función de los demás su participación, lo que sabe, sus experiencias y toda esa suma de voluntades es la que permite construir, en este caso; cocinar un sancocho con el sabor del trabajo colectivo.


Escuela de Ciudadanías “Entre Vecinos & Vecinas”
Observatorio de Realidades Sociales - Arquidiócesis de Cali

Acerca de nosotros

El Observatorio de Realidades Sociales es un servicio y un espacio de la Arquidiócesis de Cali para monitorear, interpretar, difundir e incidir en el conocimiento de las realidades sociales de la ciudad-región, con la perspectiva de acompañar a la ciudadanía en la construcción de alternativas de vida.

Contáctenos

 

  • Carrera 4a N°7-17
  • 8890562 Ext: 1010-1013 
  • observatoriorealidadessociales@arquicali.org