SE ESTÁN LLEVANDO EL RÍO PANCE

 Inicio / Realidades y Presencias / Realidades y Presencias # 159 / SE ESTÁN LLEVANDO EL RÍO PANCE

Fecha Semanario

Ejes Temáticos

SE ESTÁN LLEVANDO EL RÍO PANCE q
El 2020 es el plazo para generar acciones que logren evitar que nuestra casa común cruce el límite del punto de no retorno en la batalla por enfrentar el cambio climático en el mundo.

Mientras el mundo está ambientalmente en una especie de cuenta regresiva, en Cali, la ciudad bañada por siete ríos y abrazada por ese tesoro de animales y variedad de plantas que habitan en el Parque Nacional Natural Los Farallones, hay zonas estratégicas ambientales, como la que rodea la parte baja del río Pance, que corren peligro.

“No estamos en el Pacífico, estamos en el río Pance”, se escucha la voz de un hombre mientras graba un video en el que se ve cómo la pala de una retroexcavadora se clava sobre el río, rasgando su tierra para sacar piedra, balastro y arena que va depositando en una volqueta. La alusión al pacífico recuerda esos ríos que por cuenta de la minería han sido disminuidos a un manojo de pequeños charcos enlodados y contaminados, algo como lo que ha ido dejando la extracción de material de arrastre en algunas orillas del río Pance.

El video y las fotografías rápidamente se tomaron las redes sociales, se hicieron virales y desataron la indignación masiva de quienes se han bañado por años en las aguas frescas del tradicional río Pance, incluso algunos han calificado lo que ahí sucede como un “ecocidio” por el fuerte impacto ambiental que eso ocasiona.

Sin embargo, los hechos que se muestran en la denuncia es algo que se viene repitiendo desde el 2004 cuando la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC) concedió a la empresa Pétreos de Occidente la licencia ambiental D.G. Nº 235.

De los 25 kilómetros que tiene el río Pance, la licencia le da vía libre a Pétreos para que pueda extraer en la zona conocida como La Viga, en casi 4 kilómetros y ocho hectáreas, 30 volquetas diarias de material de arrastre durante 150 días al año por un periodo de 30 años, de los cuales van 14, en los que las comunidades del corregimiento de Pance y la comuna 22 dicen estar viendo ya las consecuencias de esa explotación y que ha sido consignada en informes de la CVC en los que se demuestra que “no ha habido un adecuado control del nivel de excavación y como se está alterando el cauce”, comenta Luz Ángela Forero quien hace parte de la Junta de Acción Comunal de la comuna 22.

Lo paradójico, según Juan Carlos Montenegro, de la Mesa Ambiental del corregimiento de Pance, es que mientras a los campesinos en la parte alta las autoridades ambientales les tienen prohibido sacar aunque sea una piedra, en la parte baja sacan a diario toneladas.  

A la extracción de recursos naturales en la zona se le suma la acelerada urbanización de alto costo que el Plan de Ordenamiento Territorial  le permite hacer a las constructoras sobre la ribera del río, cambiando árboles por ladrillos, y que, aunque sea una verdad incómoda, ha abierto las puertas para que el ecosistema alrededor de los proyectos de vivienda se vea afectado, lo cual pone en riesgo los beneficios que brinda el río a través de una red de quebradas que abastecen de agua a cuatro acueductos de la zona sur.

Los conflictos ambientales en la zona rural y urbana de Cali han sido una constante a partir de 1950 lo que ha despertado la organización y la resistencia de las comunidades para proteger los recursos ecosistémicos, entendiéndolo que cuidar de estos es cuidar la vida porque finalmente quienes sufren las peores consecuencias del deterioro ambiental son los más pobres.  

Ser guardianes del único río, de los siete que tiene Cali, que conserva aguas de buena calidad en su paso por el área urbana, y de las zonas ambientales que hay en la ciudad, es la tarea que le queda a quienes viven y disfrutan de esos patrimonios naturales que están amenazados por el riesgo que trae consigo el desarrollo urbano que no entiende que debemos vivir en comunión con los ecosistemas.

 

Observatorio de Realidades Sociales 

Acerca de nosotros

El Observatorio de Realidades Sociales es un servicio y un espacio de la Arquidiócesis de Cali para monitorear, interpretar, difundir e incidir en el conocimiento de las realidades sociales de la ciudad-región, con la perspectiva de acompañar a la ciudadanía en la construcción de alternativas de vida.

Nuestros Eventos

Contáctenos

 

  • Carrera 4a N°7-17
  • 8890562 Ext: 1010-1013 
  • observatoriorealidadessociales@arquicali.org