UN PUEBLO AUSENTE EN EL PND

 Inicio / Realidades y Presencias / Realidades y Presencias # 165 / UN PUEBLO AUSENTE EN EL PND

Fecha Semanario

Ejes Temáticos

UN PUEBLO AUSENTE

Para los próximos cuatro años el Plan Nacional de Desarrollo (PND) privilegia una lectura económica y productiva de la región Pacífico, dejando de lado la realidad pluriétnica y pluricultural de las comunidades y su importante potencial para la trasformación de los territorios.

El PND aborda la lectura del Pacífico planteando un orden de prioridad de acuerdo a las necesidades de sus cuatro departamentos, iniciando por el Chocó, siguiendo con el Cauca y Nariño, y terminado con el Valle. Este orden se basa en sus aportes al producto interno bruto (PIB) nacional y a sus capacidades de producción. El Chocó, por ejemplo, evidencia el mayor índice de pobreza y, a su vez, el de menor nivel de productividad, en comparación con los otros tres departamentos.

En términos generales, el diagnóstico que se hace de la región Pacífico se concentra en cinco grandes problemáticas a tratar: 1) la baja productividad de la región, 2) las afectaciones de los ecosistemas por la práctica de la deforestación, 3) el aislamiento de los municipios por la precaria infraestructura vial, 4) la proliferación de economías ilegales de cultivos de coca y de minería, y 5) la baja cobertura en servicios públicos. Sobre esto último cabe anotar que, según el último informe del Ministerio de Minas y Emergía, la cobertura del servicio de energía eléctrica en Colombia ubica al litoral Pacífico como la región con mayor rezago en el país (El Tiempo, 2019).

De estas cinco situaciones surgen cuatro objetivos con los que se busca responder a las necesidades más preponderantes, a saber: primero: mejora de la infraestructura para el transporte intermodal, portuario y logístico que conecte a los territorios más alejados con los centros de producción y acopio; segundo: fomento del desarrollo productivo de acuerdo a la vocación de cada territorio, que posibilite el cuidado de los recursos naturales y la mitigación de las economías ilegales; tercero: ampliación y provisión de los servicios públicos; cuarto: fortalecimiento del ordenamiento territorial a fin de establecer una mejor relación entre el cuidado del medio ambiente, la productividad y la gestión de riesgos ambientales en la región.

De entrada, tanto en las problemáticas como en los objetivos, se deja sentir una preocupación particular en cuanto a la productividad de la región. Lo anterior halla su sentido cuando se tiene presente que el Pacífico, desde la lectura que de este hace el PND, se destaca por su bajo rendimiento en comparación con la producción de las otras regiones del territorio colombiano.

Esta preocupación específica hace que se desestimen otras importantes insuficiencias, remarcadas de manera especial en los paros de Chocó y Buenaventura, y que se constituyen en necesidades fundamentales para el desarrollo integral de toda la región, a saber: la infraestructura, cobertura y calidad de la educación media, técnica y universitaria; la infraestructura, cobertura y calidad de los servicios de salud de baja, media y alta complejidad, unido esto a la promoción de los saberes tradicionales; la garantía, defensa y promoción de los derechos humanos y el cuidado del liderazgo social, y el bienestar de las familias en materia de acceso a la vivienda digna.

Ahora, si bien se han tenido en cuenta las problemáticas ambientales y de economías ilegales (narcotráfico y minería), esto parece tratarse de manera relevante siempre y cuando se encuentre unido a las propuestas de desarrollo económico. A lo anterior se debe agregar que en la mirada que se da al Pacífico, lo planteado en los acuerdos de paz, en relación con el uso y distribución de tierras, brilla por su ausencia en este capítulo. Se debe tener en cuenta que la presencia de grupos ilegales, las grandes afectaciones por el dominio de la tierra y las dificultades ambientales, a lo largo y ancho del litoral, obedece en gran parte a la ausencia por décadas del Estado colombiano en estos territorios.  

En conclusión, las propuestas planteadas por el PND evidencian una mirada que privilegia lo económico y que establece una relación unidireccional del centro a las regiones. En este orden, el documento queda en deuda de poner en el centro del pacto el rol protagónico de las comunidades y de dar un giro cualitativo de desarrollo humano integral, que supere el paradigma de la economía en solitario como condición de posibilidad para el bienestar social. Sobre esto también se debe señalar la necesidad de dejar de mirar la región como una suerte de bodega de la que se extrae la mayor cantidad de recursos para engrosar las cifras porcentuales del producto interno bruto nacional.

En ese sentido, la riqueza cultural y de biodiversidad invoca la necesidad de una mirada pluriétnica y pluricultural, que integre al gran proyecto de país los saberes y sentires de los pueblos del Pacífico, siendo esto el mayor potencial de trasformación social que espera y sueña la región.  

Observatorio de Realidades Sociales

Acerca de nosotros

El Observatorio de Realidades Sociales es un servicio y un espacio de la Arquidiócesis de Cali para monitorear, interpretar, difundir e incidir en el conocimiento de las realidades sociales de la ciudad-región, con la perspectiva de acompañar a la ciudadanía en la construcción de alternativas de vida.

Contáctenos

 

  • Carrera 4a N°7-17
  • 8890562 Ext: 1010-1013 
  • observatoriorealidadessociales@arquicali.org