EMCALI: LA DEFENSA DE LO PÚBLICO CONTINÚA

 Inicio / Semanarios / Realidades y Presencias # 155 / EMCALI: LA DEFENSA DE LO PÚBLICO CONTINÚA

Fecha Semanario

Ejes Temáticos

defensa emcali2

 

EMCALI, creada el 10 de diciembre de 1961, es una importante empresa, emblema de la ciudad y patrimonio de todos los caleños que, a pesar de ser intervenida por la Superintendencia de Servicios Públicos y el Estado en el 2000, ha jugado un papel de suma importancia tanto para usuarios como para trabajadores.

En esta ocasión, trataré de mostrar de manera sucinta su evolución a través de la historia de un trabajador que ha vivido su proceso: Freddy Hernando Salinas Muñoz, actual secretario de educación del sindicato, y quien por la situación económica de su familia, a los doce años se desempeñaba como vendedor ambulante y debió, como muchos niños y niñas de Colombia, trabajar desde temprana edad para sobrevivir; así, luchando por superarse, llegó mediante concurso público a ser trabajador (inicialmente, como lector de medidores de servicios públicos) de la mencionada empresa. Inmediatamente se afilia al sindicato SINTRAEMCALI, pues comprendió que solo la asociación por un objetivo común permitiría la defensa del patrimonio público.

Durante veintitrés años ha sido testigo de cómo esta importante empresa ha venido siendo intervenida y, como dice: “La empresa siempre ha sido estatal del orden descentralizado, solo que por el alto nivel de endeudamiento a la que la llevaron, fue intervenida durante 11 años hasta 2013”.

El manejo privatizador de EMCALI

Dice Freddy: “La empresa ha tenido varios embates para ser privatizada pero obviamente esto no lo han podido hacer de tajo […] las estrategias han sido sistemáticas, particularmente los últimos 15 años […]; entonces, […] la empresa que es la única multiservicios pública a nivel nacional, - lo que significa que presta los servicios de energía, acueducto, saneamiento básico, alcantarillado y telecomunicaciones simultáneamente - […] le han venido haciendo ataques sistemáticos, mediante reformas a la ley de servicios públicos, de las TICs […] de tal manera que las empresas del Estado pierdan participación y haya una apertura para el sector privado […]”.

Dentro de esta lógica hace veintitrés años la empresa fue dividida en un holding (Sociedad financiera que posee la mayoría de acciones y lleva la administración de un conjunto de empresas que se dedican a diversas actividades económicas o industriales), lo que significa la pérdida de integración de todos los servicios que prestaba; afortunadamente, gracias a las iniciativas de sus trabajadores (entre ellas, la ocupación del edificio por parte de éstos en 2004), la empresa volvió a ser integrada. Pero esto no se mantuvo por mucho tiempo. Dice Freddy: “Hoy dentro de la gestión de la empresa se tienen casi todos los servicios en nóminas paralelas prestados por los trabajadores de planta; trabajadores tercerizados en firmas contratistas. Esto ha hecho más costosa la operación de la empresa y, por ende, unas tarifas más altas […]”.

Es decir, el proceso de privatización ha sido paulatino, entregándosele el manejo de los diferentes componentes a firmas contratistas que con diversos nombres hacen más onerosa la prestación de los servicios y vulneran tajantemente el derecho al trabajo en condiciones dignas y justas.

Implementación de la guerra sucia

Ante la decidida participación de los trabajadores en la defensa de EMCALI, en el año 2004 (gobierno de Álvaro Uribe V.) se puso en evidencia un plan siniestro denominado “Operación Dragón”[1], con el cual se buscaba sacar del camino a la organización sindical. Esta estrategia establecía además otros objetivos: el desprestigio de los líderes sindicales, los despidos masivos de activistas, la infiltración de politiqueros en el sindicato y la creación de sindicatos afines a los intereses de la administración. Fue precisamente durante este periodo de intervención que los trabajadores fueron víctimas del terrorismo de estado y que, finalmente, llevó al despido masivo de 53 trabajadores[2].

Muchos de los trabajadores despedidos perdieron su hogar; Freddy Salinas se vio obligado a migrar a Italia, país donde tuvo que realizar trabajos varios como aseo y construcción en extensas jornadas, con el fin de salvaguardar el único patrimonio familiar (la vivienda). Luego de ocho años de batalla jurídica, lograron ganar el reintegro a la empresa, lo que significó nuevos retos en la defensa de la empresa como patrimonio público.

Pero la guerra sucia había dejado unos daños morales en la base trabajadora que han sido difíciles de reparar. No solo crearon una organización afín a la administración, sino que también lograron amedrentar a los trabajadores y filtrar en nuestra histórica organización SINTRAEMCALI, con la llegada a la Junta Directiva del sindicato, a líderes “pre-pago” pertenecientes a los directorios políticos de la derecha regional”.

Las perspectivas

Después del triunfo obtenido, Freddy regresó a su ciudad y, junto con sus 52 compañeros, nuevamente ha emprendido el proceso de recomposición del sindicato, construyendo el plan de la organización, reivindicando la protesta en las plantas de la empresa y en las principales vías de la ciudad, a pesar de la invisibilización por parte de las actuales cúpulas de directivos impuestas por la empresa, representados en los sindicatos USE y SINTRAEMCALI. Hoy se viene diseñando junto a los trabajadores obreros, técnicos y profesionales alternativas para el salvamento de EMCALI, sumida en una compleja problemática de anti-gestión, inviabilidad operacional e insuficiencia financiera.

Silvia María Salazar Giraldo
Fundación Intercultural Barule
Observadora Ciudadana


(Para mayor información, ver algunas denuncias en los siguientes enlaces: https://www.youtube.com/watch?v=t6-ybuOgApE&t=66s&list=PLwB-N3xMVQZgepuREYab6ZdIgC pjh0eFz&index=7 y https://youtu.be/WAdU95DVsAw)


[1] Respecto a esta operación, la justicia ha encontrado pruebas y a judiciliazado a varias personas.
[2] Para ampliar esta información, recomendamos la consulta de los siguientes links: https://www.elespectador.com/ noticias/judicial/primeras-detenciones-operacion-dragon-articulo-303357 y http://www.eltiempo. com/archivo/documento/CMS-4607033



 

Acerca de nosotros

El Observatorio de Realidades Sociales es un servicio y un espacio de la Arquidiócesis de Cali para monitorear, interpretar, difundir e incidir en el conocimiento de las realidades sociales de la ciudad-región, con la perspectiva de acompañar a la ciudadanía en la construcción de alternativas de vida.

Contáctenos

 

  • Carrera 4a N°7-17
  • 8890562 Ext: 1010-1013 
  • observatoriorealidadessociales@arquicali.org