Pedagogía

La Escuela parte del valor de lo colectivo, que se fortalece a través de la conversa animada, solidaria, vecinal y participativa que caracteriza a quienes deseamos hacer de nuestros barrios mejores lugares para la vida. Nuestro horizonte pedagógico está orientado al encuentro entre diferentes, al respeto por el otro y la otra, a la escucha de la palabra y al cuidado de la vida. En esta escuela, mujeres y hombres de todas las edades comparten experiencias y saberes para seguir tejiendo voces y cuerpos en un decidido andar para «disoñar» la ciudad que habitamos y soñamos.

La camaradería y el encuentro se convierten en un pretexto para compartir las comprensiones que tenemos sobre la vida y el cuidado de la casa común, para poder apasionarnos en las expresiones solidarias y de comunalidad, para embriagarnos de sueños y esperanzas compartidas de otra humanidad. De esta manera, vamos edificando «una escuela sin paredes», donde los autoritarismos seden su lugar a la participación democrática de las ciudadanías, y el reconocimiento de la diferencia y la diversidad tengan un lugar donde acunarse, un seno donde amamantar otros mundos posibles.

El camino se ha ido construyendo y han sido los pies que lo recorren los que han hecho posible que tengamos hoy un trayecto del cual hablar y a partir del cual pensar el camino que falta por andar. Esto no quiere decir que nuestra apuesta adolezca de planificación, sino que, sobre todo, pensamos haciendo y sintiendo, reinventándonos junto a otros y otras, siendo nuestros propósitos, horizontes y lugares de interés común los que vamos tejiendo en el compartir la palabra y los sueños.

SUSCRÍBETE

Mantente informado de todas las noticias, eventos, publicaciones y artículos del Observatorio de Realidades Sociales de la Arquidiócesis de Cali